martes, 8 de enero de 2008

LADY D´ARBENVILLE



¿Que ya la oí cuántas veces? No importa, quiero oírla una vez más; "On the radio" de Dona Summer, esa es la canción que sonaba en la navidad del 80, 00:05 a.m. el momento exacto en que me cambiaste, no por él -eso lo hubiera comprendido- sino por la riqueza. La escucho de nuevo y no siento nada, ningún dolor o tristeza, sólo el recuerdo de lo que, por fortuna, nunca llegó a ser. "La ciudad de los vientos" y algún apartamentito de renta se quedaron sin nosotros, qué remedio... ¿Pero nuestros sueños?... ¿Donde quedarían nuestros sueños?

La noticia no me alegró en ningún momento, sin embargo debo confesarte, amiga mía, que al enterarme, me sentí como si escuchara una vez más "On the radio": sin ningún dolor o tristeza. Seguramente lo mío no era más que un capricho, como solías decir... Pero lo tuyo, mi "Lady D´arbenville" ** ¿Que fue lo tuyo?

Sobre tu tumba, a la distancia: el perdón, el olvido y una flor.


**Lady D´arbenville es una canción de Cat Stevens cuyo título he tomado para este post.

2 comentarios:

Angela Teresa Grigera dijo...

Es bueno saber perdonar, el alma se siente liviana, sutil, el resentimiento jamás es bueno.

Anngiels

www.enmemoriadetuamor.blogspot.com

Gustavo A. Abril dijo...

Gracias Ángela, eso es algo que he aprendido gracias a Dios y a la vida....PERDONAR. No siempre es fácil, pero es necesario.

Un beso