viernes, 21 de diciembre de 2007

REQUIEM PARA UNA AMANTE




Yo no fui el primero en su vida; la tome de alguien que ya no podía con ella. Fuimos amantes por varios años; ella era de esas que no exigen nada, de las que nunca te estorban. Siempre estaba dispuesta a recibir mis caricias y a vivir con migo el momento. No pretendía que yo cambiara, y jamás fabricó expectativas. Me aceptaba como soy y siempre estaba con migo en llantos o alegrías.

Era mi amiga, comprendía mi sentir y me esperaba en silencio. Con un leve toque sabía si yo estaba triste, o si había llegado alegre, nunca se quejó de nada y se conformaba con tan poquita cosa: sólo unas cuantas caricias.......apenas el roce de mis dedos.

Jamás logré sacar lo mejor de ella, no le di más que penas y desconsuelos, y nunca la sentí tan viva como en aquellos tiempos cuando eran con otro sus amores. Él si sabía como amarla, juntos reían y cantaban. Conmigo siempre lloró, y ahora que puedo cantar alegrías, ya no está más a mi lado.


1 comentario:

Biolumínica dijo...

Fa.
Esto me sorprendio mucho.
Hay algo en todas esas letras que logra fascinarme, pero no llego a deetectar bien que es.

Me encanto.
Y la foto tambien.