viernes, 14 de diciembre de 2007

FILOSOFÍA DE VIDA Y OTRAS DIGRECIONES




Yo busco mi propia fórmula para la vida, convencido de que esa fórmula es diferente para cada uno, y no universal como el molde que pretende vendernos la posmodernidad. El colectivo espera (y en algunos casos exige) que me ajuste a ese sentido tan transeúnte de lo “correcto”, con el único argumento del “porque así tiene que ser”, lex dura lex a la que hay que someterse si se quiere seguir integrado al rebaño. Me exaspera que la gente se de pie para imponerme sus clichés y convencionalismos, fundamentándose en su personal concepto del ying yang; ya lo dijo Zaratustra: “He viajado por todo el mundo y no he encontrado palabras más poderosas que bien y mal”. ¡Cuánto sometimiento se puede imponer a los hombres con ese par de vívoras!

Seguramente los que suelen quemar incienso a todas las reliquias del santuario de lo establecido, me condenarían a morir en la hoguera por mi terrible atrevimiento a ser “diferente” y por el exotismo de pretender describir tan insolentemente los "efluvios invisibles de mi alma". Y es que, mientras más diferente me ven, mas horror les causa darse cuenta de lo idénticos que somos. Es eso, y no otra cosa, lo que me ha convertido en un ser solitario a quien algunos románticos llaman peyorativamente “vividor de recuerdos, fantasías y sueños”, y otros, con menos poesía y encanto, llaman “desadaptado”.


2 comentarios:

Angela Teresa Grigera dijo...

quizás uno es como es, y hay normativas que no acepta, eso no quiere decir q se sea mas bueno o mas malo, yo creo que lo importante es ser uno mismo, y en ese ser no lastimar a nadie, después cada quien sabe si se tapa cuando duerme o lo hace desnudo.

Anngiels

www.enmemoriadetuamor.blogspot.com

Gustavo A. Abril dijo...

Me gusta tu filosofía.... de verdad que sí.

Besos